Como colocar y ajustar el sillín de tu bicicleta

ajustando sillin bicicleta

Una vez que hayamos comprado nuestro sillín debemos prepararnos para instalarlo en nuestra bicicleta. Hay tres ajustes a los que debemos prestar atención: la altura del sillín, la altura del asiento y la inclinación. Y aunque cada estilo de conducción y de disciplina es distinto, y quizá lo ideal es contar con el asesoramiento de un biomecánico, si la inversión en la bici es importante, te dejamos algunos tips básicos.

Equipamiento necesario

Para desmontar y volver a montar el sillín, sólo se necesita una llave Allen del tamaño correcto, un libro (o un nivel de burbuja de albañil y, o mejor una llave dinamométrica.

No existe un tamaño estándar para los tornillos que fijan el sillín a la tija, por lo que hay que prestar atención y fijarse en el tamaño de los tornillos para utilizar la llave más adecuada. Normalmente las medidas son: 6 mm para las bicicletas de época; 5 mm para las BTT y las bicicletas de ciudad; 4 mm para las bicicletas de gama media y alta.

Si la tija tiene una abrazadera giratoria, en la que se pueden insertar los raíles para fijar el sillín, a menudo necesitará una llave inglesa o una llave Allen del tamaño adecuado para fijar la tuerca lateral.

Ajuste de la altura del sillín

La altura del sillín es un parámetro que influye en dos factores fundamentales del pedaleo: la extensión de la pierna y la flexión del tronco.

Si elevamos el sillín tendemos a llegar al punto más bajo del pedaleo (conocido como punto muerto inferior) con una pierna más extendida, un pie con la punta hacia abajo y una mayor flexión del tronco para alcanzar el manillar. Por el contrario, cuanto más bajo sea el sillín, más flexionada estará la pierna, mayor será la caída del talón sobre el pedal y más erguida estará la espalda.

Dado que la altura del sillín (al igual que otros parámetros de posicionamiento) influye directamente en problemas como el dolor de espalda o de rodilla, es primordial comprobar este parámetro. Siempre hay que volver a comprobar la altura cuando se cambia de sillín, ya que los sillines pueden tener diferentes tamaños y grosores, por lo que es posible que te encuentres con una altura de sillín mayor sólo porque el nuevo sillín es más grueso que el anterior.

El primer ajuste se puede encontrar con una simple fórmula.

Primero mide la entrepierna: de pie y descalzo, pon un libro entre tus piernas (simulando el apoyo en la silla de montar) y pide a otra persona que mida con una cinta métrica la distancia entre el suelo y la parte superior del libro. Ese es tu caballo.

El tamaño del caballo se multiplica por 0,883 para obtener la altura inicial de la silla.

Ejemplo: con un caballo de 80 cm, la medida de la altura de la silla es 70,6 cm.

¿Cómo se determina esta medida? Se pasa la cinta métrica desde el eje del pedalier (el centro donde giran las bielas) a lo largo del tubo del sillín hasta la parte superior del mismo.

Una vez ajustada la altura de esta manera, hay que comprobar que es correcta, ya que la fórmula matemática no tiene en cuenta factores importantes como la elasticidad muscular o las posibles lesiones.

Coloca la bicicleta contra una pared o sobre un pedestal, ponte de pie sobre ella y lleva el pie derecho hasta el punto muerto inferior. el pie derecho hasta el punto muerto inferior. En esta posición (con las manos (con las manos en el manillar) haz una foto y obsérvalo: la pierna no debe estar totalmente extendida.

Si tu pierna está recta y tu pie está muy inclinado hacia abajo, prueba a bajar el sillín unos milímetros y vuelve a intentarlo.

Si, por el contrario, la pierna está muy flexionada y el talón está más bajo

que la punta del pie, el sillín es bajo, así que puedes probar a subirlo unos milímetros.

vuelve a intentarlo. Continúa hasta que encuentres el punto adecuado  adecuado y el pedaleo se sienta suave.

Posición de las piernas con el sillín a la altura correcta.  Ajustar el retroceso

La altura del sillín indica lo lejos o lo cerca que está la punta del sillín del manillar. Un sillín está retrasado si tiene una gran distancia entre la punta y el manillar, mientras que un sillín está adelantado cuando la distancia es pequeña. 

Para determinar si el retroceso es correcto, súbete a la bicicleta, pon el pie derecho en la fase de empuje, es decir, lleve el pedal derecho paralelo al suelo y hacia la rueda delantera. Haz una foto y observa tu rodilla derecha. Si la punta de la rodilla, es decir, el borde delantero de la rótula, está más adelantada que la punta del pie, el sillín está demasiado adelantado. Si la rodilla está más atrás que el talón, el sillín está demasiado atrás.

 ¿Cómo hacerlo?

Mueve el sillín hacia delante o hacia atrás (según su situación) 3 mm cada vez y te subes de nuevo y compruebas 

Hay que procurar que el borde delantero de la rótula este en línea con el pedal. Obviamente, no buscas la perfección pero intenta acercarse a esta norma, recordando siempre que la posición debe ser percibida como cómoda mientras se pedalea.

Posición de la rodilla con la inclinación correcta del sillín. Determinación del ángulo

Otro parámetro importante es el ángulo del sillín. Los estudios científicos demuestran que este ajuste es responsable de numeroso  dolores de espalda cuando se practica el ciclismo de forma incorrecta.

No existe un ajuste “estándar”; la posición del sillín varía de un ciclista  a otro.

Depende de la posición sobre la bicicleta  puede ser racing , moderada o relajada, del tipo de bicicleta, de tu anatomía y del diseño del sillín.

Para determinar el ángulo correcto para ti, puedes seguir estos pasos. Comienza  por colocar la bicicleta de forma que el sillín quede paralelo al suelo: utiliza un nivel, en el móvil hay varias  apps colócalo encima, pero los normales los vas a poder apoyar de la punta al sillín Si te subes a la bicicleta y pedaleas, pueden darse tres situaciones:

Tu pelvis se mueve correctamente y no sientes ninguna molestia en los genitales: El ángulo del sillín es correcto;

Tu pelvis se bloquea en el movimiento y sientes presión bajo tus genitales genitales: la nariz del sillín sigue siendo demasiado alta, debería inclinarse ligeramente unos grados. ligeramente por unos pocos grados

Te deslizas hacia delante mientras pedaleas y sientes una gran carga en tus brazos: El sillín está demasiado inclinado hacia abajo. Disminuye el ángulo y Reduzca el ángulo y mueva la nariz ligeramente hacia arriba e inténtelo de nuevo.

Completar el ajuste del sillín

Una vez realizados estos tres ajustes, sólo queda apretar el sillín con una llave dinamométrica (nunca se debe superar el par de apriete especificado por el fabricante en el indicado por el fabricante en el componente y en el manual del propietario)
Una vez apretado en su sitio, intenta marcar la posición en la tija de alguna maner, por ejemplo con un pequeño trozo de cinta, si la tija es de aluminio puedes marcar con un lápiz, que no se va a notar, pero te permitirá que si mueves la tija por el motivo que sea no tienes que repetir todo el proceso.
Otra cosa a tener en cuenta es si el sillín está alineado con el cuadro. Mira el sillín desde atrás y observa si el pico está alineado con el tubo horizontal del cuadro. Si está ligeramente desplazada hacia la derecha o la izquierda, la tija de sillín se ha girado accidentalmente durante el montaje.

Afloja el tornillo o el collarín que fija la tija al cuadro y alinea el sillín, asegurándote de que una vez apretado el collarín la marca hecha con la cinta adhesiva sigue en el mismo lugar, para no haber cambiado accidentalmente la altura del sillín.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *